COMO SABER SI SON SEGUROS TUS PRODUCTOS DE COSMÉTICA

COMO SABER SI SON SEGUROS TUS PRODUCTOS DE COSMÉTICA

Sabias que existen numerosas sustancias ambientales que tienen la capacidad de alterar el delicado equilibrio hormonal de nuestro cuerpo?

Las mismas pueden producir disfunciones en las glándulas tiroideas, alteraciones del crecimiento y desarrollo, alteraciones metabólicas, de la fertilidad e incluso cáncer.

Son llamadas “disruptores endocrinos”   y poseen una estructura similar a nuestras hormonas, que crean confusión entre ellas, las activan o las inhiben. Pueden estimular o inhibir tanto a los estrógenos como a los andrógenos.

Muchas de ellas se denominan xenoestrógenos (se comportan como falsos estrógenos) e interfieren con la hormona femenina estradiol, aumentando o disminuyendo su acción natural.

Los xenoestrógenos los encontramos en los plásticos, los pesticidas, en los productos de cosmética y de limpieza.

Tienen la particularidad de acumularse en el tejido graso, tanto de animales como en los humanos, por lo que pueden ejercer su acción tóxica sobre el organismo durante años.

Su efecto no siempre es inmediato, y las alteraciones derivadas de la exposición pueden aparecer muchos años después. Incluso  los tóxicos acumulados en la grasa de la madre pasan al feto durante el embarazo a través de la placenta y el cordón umbilical.

QUÉ SUSTANCIAS DEBERÍAMOS EVITAR?

  • Los ftalatos

Son sustancias disolventes y suavizantes que se pueden encontrar con mucha facilidad en los artículos que usamos a diario: cremas, esmaltes de uñas, perfumes, colonias, sprays y desodorantes.

En los perfumes se usa como conservante del aroma, cuanto más perdura el olor de un perfume, más ftalatos contiene.

También se utilizan en la industria de los plásticos, sobre todo PVC, aceites lubricantes, adhesivos y en la fabricación de pesticidas. Están presentes en tetinas, chupetes y muchos plásticos usados para fabricar juguetes.

Algunas siglas de los ftalatos más comunes (DEHP) (DBP) (BBP) (DINP) (DIDP) (DNOP)

En Dinamarca se prohibió en 2012 el uso de varios ftalatos en cortinas de baño, manteles y otros materiales de consumo hogareño.

  • Los parabenos

Se usan como conservantes en cosmética y en productos alimentarios. En los alimentos se esconden tras los nombres de E- 214-215-216-217-218-219

En cosmética forman la abultada familia de nombres impronunciables terminados en “paraben”  (methylparaben, n-propylparaben, etc…)

Todos actúan como disruptores endocrinos. Los parabenos se viene  utilizando desde 1925 como conservantes cosméticos en dentífricos, cremas, desodorantes, champús, cosmética infantil, geles lubricantes, tónicos, maquillajes, esmalte de uñas…  Pero, también para conservar alimentos pre cocidos, jugos, salsas…

Se emplean también en la composición de varios productos farmacéuticos, jarabes para la tos, antiácidos, antibióticos, paracetamol e ibuprofeno.

Su función conservante y protectora los hace de uso corriente en la industria cosmética, entre un 70% y un 90% de los productos de uso frecuente los contienen.

Los parabenos, al igual que la mayoría de los aditivos (conservantes, colorantes, saborizantes, antioxidantes, emulsionantes, edulcorantes, espesantes…), en estudios preliminares se califican como “no tóxicos”

Se comienzan a utilizar industrialmente sin ningún reparo  y no da tiempo a valorar los efectos que tendrán esos compuestos a largo plazo, en grandes cantidades y en combinación con otros compuestos químicos.

Especialmente el n-propylparaben se acumula en la axila y el tejido mamario, tiene actividad estrogénica por lo que pueden desarrollar cáncer de mama.

Se ha comprobado la presencia de parabenos en el 90% del tejido canceroso tras extirpar la mama.

  • El aluminio

En cualquiera de sus formas, el aluminio puede hallarse en cremas hidratantes, lápiz de labios, desodorantes, antitranspirantes…  Lo encontramos bajo la denominación de aluminium chloride – clorhidrato de aluminio y todas las palabras que contengan aluminium.

Si bien su acción astringente consigue reducir o inhibir el flujo de sudor, puede producir cáncer de mama al provocar la mutación de las células.

Ello se debe a que al evitar la eliminación de toxinas a través de la axila el cuerpo se ve forzado a depositarlas en las glándulas linfáticas que se encuentran bajo los brazos.

Cómo podemos protegernos?

Utilizar cosmética y desodorantes libres de parabenos, o preparar nuestros propios cosméticos naturales. Muchas veces es difícil encontrar productos ecológicos y aquellos que son “aceptables” son bastante caros.

Pero para mantener limpia la casa y la higiene y salud de nuestro cuerpo, no hay que complicarse tanto.

Utilizando unos pocos ingredientes (algunos de ellos alimentos naturales) sencillos y económicos, podemos sustituir todos estos productos sin renunciar a nuestros hábitos cotidianos de higiene.

Contaminaremos menos el planeta, mejoraremos nuestra salud y dejaremos de contribuir con la experimentación y testeo en animales.

Hacer tus propios cosméticos en casa es muy sencillo, y seguro, y ademas podes sumar los increíbles beneficios  de los aceites esenciales puros e ingredientes que son un verdadero alimento para tu piel.

Tenes que probarlos !

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.